La navaja de Ocaan

l_clergue.jpg

Foto de Lucien Clergue.-

 

 

La navaja de Occam (navaja de Ockham o principio de economía o de parsimonia) hace referencia a un tipo de razonamiento basado en una premisa muy simple: en igualdad de condiciones la solución más sencilla es probablemente la correcta. El postulado es Entia non sunt multiplicanda praeter necessitatem, o «No ha de presumirse la existencia de más cosas que las absolutamente necesarias».

Si el cuerpo no fuera mi forma de expresión más pulida, jamás hubiera podido llegar a expresar todo lo que el sentimiento no era capaz de armonizar, lo que las ideas confundían, lo que el desatino empujaba a lo imposible.-
Si la piel, el calor, el camino en espiral nunca hubieran existido, podría llegar a afirmar que siempre fuí nadie y que solo existió la nada.-
Pero estuve allí, mi cuerpo estuvo allí, saboreó, transmitió, mintió y se alejó.
Por eso, solo por eso, por las horas transcurridas mientras la luz palidecía a través de una minúscula ventana y por primera vez las palabras perdieron su espacio; solo por eso decía, puedo asegurar que alguna vez has existido para mí…..y viceversa, nos guste o no.-
No es necesario buscar más explicaciones ni complicar ni sugerir interpetaciones.
Ni sumar o restar hechos.
Nuestros cuerpos estuvieron allí: es la explicación más sencilla y por lo tanto la correcta.
….lo de más es el silencio, resto de todo.-