¿Que haces los viernes?

Me intrigan tus viernes. Un poco más que tus lunes y absolutamente más que tus domingos.

Presiento que tus viernes están hechos de expectativas  semanales quizás no cumplidas, de huidas a ninguna parte, de desapariciones. Impiden sospechar, imaginar o rebuscar en la memoria.

Sostienen la inalienable libertad de hacer con tu tiempo lo que te plazca. No obstante imagino que tus viernes son de ostracismo, de deberes irreales, de rutinas de encuentros  que repites para salir del vacío.

¿Que a mí que me importa?

Tienes razón, me importa un rábano. Pero también me importan un rábano tus martes o tus jueves.

Y menos aún tu Agosto o tu Enero.

Pero tus viernes, ¿Para qué negarlo?…..guardan para mí una secreta nostalgia de tiempo no compartido; de fiesta por venir……de calor interno perdido, de cena fría a fuerza de esperar.-

Quizás porque mis viernes son mi día preferido, y me deslizo suave hacia la noche, recreando cada vez el placer de estar….¿vivo? que es igual….no importa cómo, quizás sea de buen contrincante hacerte saber que te regalo las sobras de mis viernes o mejor aún…que las comparto contigo.

Vamos! que lo cortés nunca quita lo valiente.-