Hillary & Jackye

bill_and_hillary_clinton-vi.jpg

 

Ambas esposas de presidentes demócratas de los USA, cargados de influencia, magnetismo, rapidez de reflejos y sex-appeal.
Comparten el haber ocupado un lugar en el poder, un tanto encubierto, una fuerte personalidad y mucha ambición.
Ambas, además, debieron asumir, en su día la fuerte contradicción de sostener un modelo de pareja, en el que la “libertad” del cónyugue, marcaba un fuerte contraste con la puritana ética protestante (¿quizás porque en el caso de Kennedy eran católicos?)
Las separa la imágen pública y el estilo :
Jackie, consideró a su matrimonio como un fín en si mismo, Hillary como un medio.
Esta última ha demostrado, tener el coraje para luchar contra todos los prejuicios, cosa que no supo o no quizo hacer Jackie, que nunca logró erigirse por encima del apellido Kennedy.
No creo en el “sacrificio” de Hillary cuando siguió sosteniendo su matrimonio y su rol después del escandalo Lewinsky y demás yerbas de alcoba…o de salones ovales; creo por lo contrario que, lejos de perjudicarla, la debilidad de su esposo solo sirvió para que ella, con paciencia de gota malaya, llegara a donde está hoy : no solo ganadora de elecciones parlamentarias sino firme candidata ( las consideraciones sobre Obama merecen otro post) a presidente del país que se autoconsidera “el más poderoso del mundo”; con el 60% de apoyo del voto femenino, extraño ¿verdad?.
La columnista Anna Quindlen la define como: “una mente dotada con un conocimiento enciclopédico y una ética de trabajo calvinista”
Más allá de los cálculos políticos, me interesa contrastar estos dos modelos de mujer
separadas por cuarenta años, pero con demasiadas similitudes en las realidades que les tocó vivir.
Seguramente en el caso de Hillary la conclusión sea que : el fin justifica los medios.
Amores y odios en su caso se amalgaman al punto de lograr que el antaño presidente, se transforme en ” Mr. Hillary”.
Consideraciones sobre la lucha de genero aparte, me parece fascinante.