Sobre la impaciencia

Mira, simplifiquemos, hay un tiempo para cada cosa como dice la Biblia y el arroz se pasó. Claro que recuerdo el gesto gentil del beso en la mano y el cruce de miradas cómplices por el juego de palabras compartido, pero ¿cómo te explico?, hay un sutil límite solo captado por algunos elegidos que consiste en saber hasta donde, para qué y por qué se puede sostener una escena. Sé que no lo entiendes, no voy a teorizar, tu sabrás. Aunque a tu edad hay tantas cosas que aún no se saben….creo recordarlo, de hecho me sonrío cuando pienso en la forma contundente en que sostienes falacias tanto sea sobre la política de Chávez o sobre el último concierto de rock o sobre tus raíces en algún perdido país del este; eso no quita que sigas siendo una opción interesante, pero no vale la pena negarlo:….la impaciencia es la madre de casi todas las decepciones.-