La haine ( el odio)

“hasta ahora toda va bien”, despierto cada mañana y todo sigue en su lugar. ya no enciendo la TV ni escucho las noticias.

Tomo mis tres tazas de café con tranquilidad, leyendo a Roth , siempre lo he hecho así, solo cambia el autor…hasta ahora todo va bien. Y ya es mucho. Porque aún no he llegado al final del día y no sé si llegaré e  ignoro como abrió la bolsa en Tokyo, no sé las cifras del paro ni los resultados del último ataque de unos contra otros en Palestina. No tengo idea de cuantos han muerto queriendo llegar a este cielo que escruto desde la cama . No he mirado el correo, ignoro si me cortarán el gas o la luz o hacienda me demandará por haber hecho mal mis calculos y ganado 200 euros más del mínimo imponible…. todavía puedo caminar cruzando el parque, respirando, libre.

Hasta ahora todo va bien, puedo eludir mirar al hombre que hace meses encuentro cada mañana cerca de la estación de tren y al que he estudiado con cuidado detalladamente, también para él todo va bien; no ha adelgazado, mantiene su limpieza,  no esta viviendo en la calle solo deja transcurrir su tiempo…hasta ahora todo va bien, pero ya no son cuarenta pisos, quizás sean diez..o menos.

Nada grave ha pasado, quizás alguna pérdida, algún malentendido y cierta incertidumbre por lo que vendrá..pero todo va bien, tanto que casi no me doy cuenta de que el final no se parece en nada a como lo veía hace cuarenta pisos. Debo subir a un avión, quizás la bala de la ruleta rusa me toque.¿ Tiene importancia?

La haine: el Odio. película de 1995 de M.Kassovitz

_______________________________________________________________________________________________

21.08.08
¿Sólo Spanair es culpable? x J. M. Álvarez

Spanair sólo es un eslabón de la cadena de empresas que, alborozadas, aplaudieron al Gobierno de turno (tanto monta, monta tanto…) :: Expediente de regulación de empleo que afecta a más de mil trabajadores :: Europa Press rectifica y lo que inicialmente era un “atentado”, ahora es un “accidente”

Es cierto que hace pocos días, un avión de la compañía aérea Spanair tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en Gran Canaria, después de salir de Lanzarote con destino Madrid, aterrizaje que quedó camuflado con la excusa de “motivos de mantenimiento”, a pesar de que la torre de control, entendió que había un fallo en el motor de un Mcdonnell 82 (el mismo modelo del accidente de Madrid), y estableciera un protocolo de emergencia.Es cierto que Spanair vive una situación conflictiva, que le ha llevado a presentar un plan de “viabilidad” incluido dentro de un Expediente de Regulación de Empleo, que contempla la desaparición de más de mil empleos, con el único objetivo de eliminar costes salariales.

Es cierto que los buenos resultados obtenidos en los años de vacas gordas, no han sido utilizados para reinvertir en la flota de aviones, ni en crear nuevos puestos de trabajo, (al contrario: se han reducido), porque los beneficios han ido a parar a los bolsillos de los peces gordos.

Es cierto que la Dirección de Spanair ha estado amenazando y presionando constantemente al personal de vuelo, y al personal técnico para que se salten las normas, renuncien a sus días libres y sus vacaciones (especialmente en una época donde la escasa plantilla de trabajadores está bajo mínimos) y, como consecuencia, el mantenimiento de los aviones está siendo deficiente.

Es cierto que el diario británico The Times, ha publicado a toda página: “El caos de Spanair provoca 150 muertos”…

Pero no es menos cierto, que Spanair sólo es un eslabón de la cadena de empresas que, alborozadas, aplaudieron al Gobierno de turno (tanto monta, monta tanto…) que ha implementado sin cesar una demencial y fracasada política económica neoliberal que, además de traernos el inicio del corralito a casa, explota y recorta los derechos de los trabajadores, convirtiéndolos en semiesclavos.

El culpable hay que buscarlo en un sistema social bárbaro, donde el ser humano no cuenta para nada (a la vista está), y donde sólo se valora el mercado y la obtención del máximo beneficio a toda costa.


Nota de La Haine:En medios suecos se señala que la compañía escandinava SAS, propietaria de Spanair, estuvo un buen tiempo intentado vender su subsidiaria española, que lleva meses dando pérdidas por la escasez de personal y el mal servicio que presta. Finalmente este mes Mats Jansson, presidente de SAS, había desistido de la venta y propuesto en cambio un nuevo (enésimo) plan de “ajuste” para “reducir pérdidas”, o dicho de otro modo, que los accionistas no dejen de ganar dinero.

Mediante estos planes de “ajuste”, que se aplican con mayor rigor a la subsidiaria española, SAS intenta minimizar sus propias pérdidas, y al mismo tiempo no perder su imagen de gran compañía escandinava.

El director general de Spanair, el sueco Marcus Hedblom, compareció en la sede de la compañía en Palma para “mostrar sus condolencias”. La realidad es que Hedblom se encontraba en Palma para analizar el expediente de regulación de empleo que afecta a más de mil trabajadores.

Hedblom destacó que el avión siniestrado llevaba volando quince años y que había pasado su última revisión el 24 de enero.


Europa Press rectifica y lo que inicialmente era un “atentado”, ahora es un “accidente”Europa Press aclara: (((Esta noticia sustituye a la anteriormente transmitida sobre el mismo tema por un error en el título. Debe poner accidente y no atentado. Disculpen las molestias)))

Reproducimos el título y la noticia de Europa Press … con el “error en el título” …

kaosenlared.net


Siniestro en Barajas: 150 muertos (Europa Press)

<!– Contador

–>

Madrid
Versión
para imprimir
Enviar
por e-mail
Lecturas: 1717

Contactar con La Haine
La Haine Estado Español La Haine Madrid La Haine Valladolid La Haine Sevilla La Haine Mundo
La Haine Euskal Herria La Haine Barcelona La Haine Córdoba

_________________________________________________________________________________________________

la doble apuesta de los Kirschner

Acostumbrado a no retroceder jamás, el kirchnerismo acaba de lanzar su más fuerte apuesta a dos puntas: la institucional y la política.
El anuncio de Cristina Fernández de Kirchner en el sentido de que enviará al Congreso el decreto sobre las retenciones móviles -causa inicial, pero no última, de esta crisis- coloca al peronismo en un tembladeral.
Los representantes de distintas provincias están recibiendo fuertes presiones en sus territorios para que no avalen la medida. Pero, a la vez, están condicionados por la relación que sus gobernadores tienen con el poder central.
Ya se sabe: el poder K toma lista en cada una de sus acciones y paga según las asistencias. ¿Quién puede creer que ésta sea una excepción?
Tampoco lo será el acto al que Néstor Kirchner convocó para mañana a la Plaza de Mayo.
Más elíptica ella, más frontal él, el matrimonio presidencial apeló al fantasma de los golpes de Estado, en una poco original similitud con el discurso del vocero informal del kirchnerismo, el piquetero Luis D’Elía.
“Nunca los golpes de estado tuvieron solo protagonistas militares (…) Es una reducción. Es encontrar un fantástico chivo emisario. Las Fuerzas Armadas fueron el mascarón de proa para interrumpir procesos democráticos”, señaló la Presidenta.
Y esto ocurrió apenas algunos minutos después de que Néstor Kirchner argumentara que el resistido acto de la Plaza de Mayo está destinado a enfrentar a un etéreo poder desestabilizador.
Nadie podía esperar que Kirchner dijera algo distinto. Está en su esencia redoblar las apuestas, aunque tenga que retorcer líneas argumentativas y corporizar enemigos donde apenas si hay una masa informe de gente que exterioriza broncas.
El monólogo que acaba de ofrecer para ratificar la convocatoria al acto de mañana contuvo mucho de eso: habló una y otra vez de la defensa del sistema democrático y atribuyó el campo y a los medios la condición de desestabilizadores de su esposa, la presidenta Cristina.
Más aún, afirmó que “sectores de la represión están dando logística” a la protesta del campo y los ligó a bolsones que resisten su política de derechos humanos. ¿Quiere decir esto que el aparato represivo de la dictadura sigue en funcionamiento?
La estigmatización de los grupos que se oponen a cualquier aspecto de la gestión oficial es utilizada, a menudo, por el kirchnerismo en su estilo de romper los puentes y quedarse, siempre, del lado de la centroizquierda.
Sobre el final, Kirchner aseguró que nadie del Partido Justicialista lo llamó a pedirle que levantara el acto de mañana, convertido en vértice de la estrategia oficial de medir fuerzas en las calles contra los productores en las rutas y los caceroleros en las calles.
La sonrisa de Kirchner no puede ocultar que hay crujidos en el partido que él conduce. Basta revisar las presencias y las ausencias en la conferencia de prensa-acto que acaba de ofrecer para tomar nota.
A cada hora que pasa, son cada vez más los referentes que se plantan frente a la estrategia oficial de confrontar a fondo contra todo el mundo.
El primero que lo mandó a decir fue el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, al confirmar ayer por la tarde que no irá al acto convocado para mañana en Plaza de Mayo en apoyo al Gobierno.
“El peronismo de Chubut no va a asistir mañana a la Plaza porque nosotros planteamos el apoyo con el trabajo de todos los días, con hechos, con acciones, con la democracia de los hechos y no de las palabras”, dijo Das Neves.
Esta mañana, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, afirmó lo mismo: “Nosotros no asistimos al acto porque convoca al enfrentamiento. Es necesario que se convoque al diálogo y se resuelva el conflicto, nadie plantea que se vaya un gobierno nacional”.
Kirchner lo ve a todo distinto. Ese ha sido siempre el pilar de su estrategia. Después de este mensaje, ¿qué cabía esperar del de Cristina?

http://weblogs.lavozdelinterior.net/forms/frmBlogDesplegado.aspx?NewsId=1289&WbId=129

Autor: Julio perotti