Escenas de cacería

El Raval.

Un hombre corre por la calle perseguido por otro. Gira en Unión…el que lo persigue resulta ser un poli de paisano, lleva esposas y una cachiporra en la mano, va armado…Pide refuerzos…”detrás de la ambulancia” ! grita mientras el perseguido desaparece por Santa Marguerida…voy detrás… despacio…a mi alrededor algunos siguen con su rutina, acostumbrados a las cacerías….otros miran, se forma un pequeño corrillo, unos se paran…una manada de motos de guardias urbanos cubre la estrechez de la calle en minutos. El hombre de paisano busca en los portales…camino por Santa Marguerida hasta San Pau…en la esquina un local de wok talk… una pareja come con palitos, ignotos placeres culinarios de Oriente, disfrutando el espectáculo pero ajenos a todo…

Entro a una farmacia a comprar aspirinas….¿Qué pasa?. “Nada…una persecución…”… En la calle las motos agrupadas reorientan su estrategia y se dispersan…. Alguien felicita al hombre de paisano… Continúo mi camino….la pareja del wok casi ha terminado de comer…

Eixample

Sábado, 13 horas: Paseo de Gracia y Gran Vía de las Cortes Catalanas, intento cruzar la calle.

Unos diez hombres jóvenes, negros, cada uno llevando enormes sacos a sus espaldas, cargados de DVD, CDs. carteras, gafas, eluden mi presencia y la de muchos, corriendo hacia la esquina de Rambla Catalunya. Increíble su agilidad, elegancia y coordinación; asemejan una manada de venados perseguidos por hienas. Hablan en un idioma que suena a interjecciones y miran hacia los costados, están alertas, vamos! vamos! vamos!. Un auto de la guardia urbana los persigue.

Los hombres se dispersan para volver a reunirse y desaparecer en la escalera del metro….Excelente estrategia pienso…. El auto de la guardia urbana gira y vuelve a retomar Paseo de Gracia.

Logro cruzar la avenida y sigo andando…en la siguiente esquina el auto policial vuelve a girar, casi me atropella y para. Un policia se baja, pide refuerzos, minutos después varias motos se ubican en las cercanías… Continúo mi ruta….una calles más arriba…la guardia urbana sigue su búsqueda huzmean…preven la aparición del grupo o de algún solitario miembro de esa manada….

Al llegar a la Casa Batlló otra fauna muy distinta, munida de cámaras fotográficas, ocupa el espacio urbano tranquilos, relajados, ávidos…..los eludo como puedo…. También yo desaparezco en las entradas de la tierra buscando el Renfe….pensando..pensando….