Los piquetes de la abundancia

Fueron cercando al sector.

Los productores ganaderos vienen sufriendo las políticas oficiales.

  • Cierre de exportaciones,
  • intervención del mercado de Liniers,
  • precios máximos,
  • amenazas con la ley de abastecimiento,
  • permisos de exportación,
  • peso de faena,
  • controles, amenazas.

Los ganaderos reclamaron como pudieron, dialogaron hasta sentirse frustrados y cansados y por ultimo decidieron, los que podían, retirarse del negocio. El gobierno estaba advertido, no va a alcanzar la carne para el mercado interno.

Las consecuencias hasta ahora han sido,

  • perdida de vientres,
  • baja feroz de las exportaciones,
  • papelones internacionales
  • y lo menos pensado por el gobierno: suba de precios al consumidor.

La política de control de precios viene fracasando rotundamente.

Si baja la oferta y la demanda se mantiene o aumenta, sube el precio.

No es muy difícil de entender. Parece que algunos ven otra película.

Los tamberos han sido los primeros en marcar el camino. Siendo una actividad muy sacrificada y donde hay mucho capital en juego, fueron ninguneados por el gobierno y por las empresas lácteas.

Todos firmaban acuerdos con el gobierno garantizando precios máximos en góndola. Estaban todos en la foto menos los tamberos.

La base del arreglo eran subsidios para sus empresas y dejar planchado el precio de la leche a los productores.

Otro éxito de la política de control de precios fue la caída durante dos años consecutivos de la producción a nivel nacional.

La caída fue de alrededor de un 8% anual. Ante tanta injusticia, decidieron tomar las plantas y evitar que estas sacaran los productos elaborados. Lograron que se reviera la idea de Comercio de bajarles la leche diez centavos y que les dieran un reintegro de 7 centavos por litro durante tres meses. Igualmente fueron migrando de a poco hacia la agricultura.
Los trigueros no la tienen fácil tampoco.

Cerraron los registros de exportación y permitieron que los molinos compraran al precio que ellos querían el trigo de los productores mas necesitados, los cuales no podían dejar de vender.
Todo este panorama hizo que los que podían, se refugiaran en la soja.
Ahora fueron por todo. Le entraron a la soja y al girasol. Todos los que venían sufriendo los embates de una política equivocada hacia el sector reaccionaron.

Ante el mensaje presidencial, no solo se caldearon los ánimos del campo, sino que mucha gente extra sectorial se sumo a la protesta vía cacerolasos.

Ahora la protesta va mas haya de las retenciones y la política agropecuaria en general. Surgen muchas preguntas: ¿que hacen con la plata no coparticipable de las retenciones? ¿Quien controla los gastos? ¿Porque no se hacen obras de infraestructura? ¿Se usa esa plata para comprar voluntades de intendentes, gobernadores y demás actores de la sociedad?, ¿porque siempre le sacan al campo?, ¿no hay otros sectores que vienen ganado mucha mas plata que el campo sin tener al estado como socio en sus ingresos?, ¿la publicidad oficial se usa para cosas concretas o es para manejar los medios? ¿Por qué los gobernadores e intendentes de todo el país tienen que cabrestear ante el menor llamado de la casa de gobierno?, ¿donde quedo la independencia de poderes?

¿Porque se tiene que llegar a la acción directa de los productores? Si hubiera un sistema democrático funcionando, los diputados, senadores, intendentes, gobernadores, serian los interlocutores de los ciudadanos ante problemas concretos.

Los temas se podrían debatir y acercar soluciones de fondo a problemas de fondo. Si se usa la caja para armar un esquema de poder y todos los actores tienen que cumplir lo que dicen arriba porque sino no les mandan los fondos o les frenan las pocas obras de infraestructura que necesitan, los ciudadanos quedan solos. Al no sentirse representados reaccionan de la única manera que pueden. Hacerse ver, escuchar y notar por otros medios. Nunca hubo una reacciona así del sector. ¿Será injustificada?

Lamentablemente, ni Moyano ni D Elia van a solucionar el problema. Por ahora actúan con una impunidad llamativa.
La solución pasa por dialogar. Hablar y escuchar. No solo la foto. Escuchar los problemas y actuar para solucionarlos.

Fueron tantos los años en los que el sector no fue escuchado que no quieren levantar las medidas sin una definición concreta sobre el problema. Nadie en el sector confía en: “levanten el paro y después nos juntamos”

El gobierno tiene todo el poder menos el de las voluntades libres de los productores. Igualmente hay que evitar conflictos con el resto de la sociedad y buscar una salida del problema para lograr revertir el deterioro de todas las actividades del sector.

Por Juan Llauro – Agrositio.com

Los piquetes de la abundancia

Siento asco y vergúenza, y bronca e impotencia. Vivo a 14.000 km de mi tierra, de la que me vió nacer pero a la que no pertenezco porque soy hija de gringos y nieta de gringos, como todos los pequeños y medianos productores del campo, que después de sufrir las consecuencias de la masacre que en los 90 gestó Menem, entraron en el juego perverso que les proponía el gobierno de Kirschnery ayudaron a que desaparecieran más de 15 cultivos en favor de la soja porque el gobierno tenía que conseguir guita y les prometían el oro y el moro para vender soja al exterior y hacer mierda el campo, además d esacarnos de la competición internacional por el biodiesel, en un país que cultivaba máiz y girasol después del trigo como principales cereales. Lo hicieron porque creían que podían empezar de nuevo y porque les cerraban opciones, pan para hoy hambre para mañana…No hablo de los grandes terratenientes sino del chacarero pequeño, el tambero, el pequeño productor que se endeuda para comprar tecnología de punta y después no puede pagar porque le cambian las reglas de juego y las retenciones hacen que de 5, 2 vaya al gobierno uno al banco que le dió un préstamoa tasas usurarias (bancos extranjeros claro) y con el resto a esperar que no caiga granizo y sí a comprarse la 4×4 para ir al campo o una segunda residencia para cubrirse con ladrillos, nuestra forma clásica de protección ¿y que? de esa manera contribuyeron a que mucha de la meliflua y estúpida clase media argentina a la que pertenezco pudiera levantar la cabeza…En un país sin autopistas donde todo el transporte se hace por rutas con peaje; hechas puré porque nadie renogocia los contratos con las empresas extranjeras y nadie invierte un duro… transitan esos mismos camioneros que hoy están contra el productor, como si a alguien le gustara ver como se pudre su leche en el tambo o su cereal está ahí sin poder ser cosechado.

Y la gente de la ciudad de esa Buenos Aires que no sabe nada salvo que no hay leche ni huevos en el super ¿viste? y se cree que el país cambió porque existe Puerto Madero y Palermo Bollywood a noo era Hollywood!…”joder estos del campo ¿que más quieren'” dicen…con la estrechez de miras del porteño que no sabe más  que comprarse el país de chocolate que le venden..porque a boludos no nos gana nadie…solo así se entiende que alguien defienda el discurso de la señora esa que pronuncia mal y se pone ropa una talla más chica y que mientras las rutas ardían paseaba por las cataratas con el avión presidencial….

Tengo miedo, por mi gente de allí y pena porque corrió mucha sangre para que un grupo de malnacidos enfrenten una vez más, a todos con todos, por intereses y commodoties y bragas caídas ante las reglas de juego que marcan desde Chicago.

Hace ocho meses estuve en Argentina y me avergoncé al comprobar que se estaban fagocitando lo que quedaba de mi país con un discurso trasnochado que llegaba 50 años tarde….Todos contra todos , ya tenemos bastante ¿no?…...

Lo que sigue es un artículo de La Voz del Interior un periódico de Córdoba, es largo, los tiempos en internet no lo son pero por favor que el que comience a leerlo lo termine quizás así puedan entender lo que pasa…un poquito solo un poquito y pueda indignarse como yo con el perverso discurso de la “señora presidente”……

Del corralito al tractorazo

Laura González
De nuestra Redacción
lgonzalez@lavozdelinterior.com.ar

La protesta popular que se inició hace dos días es mucho más profunda que la de diciembre de 2001, hace apenas seis años.

Entonces, la clase media salió a las calles cuando el Gobierno nacional metió la mano en su bolsillo y le dijo que no se podía llevar a su casa los ahorros que tenía en el banco. O, si quería, cada dólar que la convertibilidad le había jurado que existía, ahora valía 1,40 peso. O que esperara 10 años si quería los dólares en la mano.

La que comenzó el martes a las 20 tiene una raíz diferente. Minutos después de que la presidenta de la Nación, Cristina de Kirchner, dijera que las protestas de los productores agropecuarios son “los piquetes de la abundancia” y les endilgara apropiarse de las vacas y dejar las penitas para los otros, la clase media volvió a salir a la calle.

Pero el grueso de los argentinos que empuña ahora la tapa de una olla no es productor agropecuario. No tiene un tambo con leche subsidiada, un matadero con el precio de kilo vivo regulado ni 200 hectáreas de soja a más de 500 dólares la tonelada.

Algunos sí pueden vivir de la bonanza del campo: son comerciantes, profesionales o venden autos y departamentos. Pero mucha gente que vive en grandes centros urbanos y que no tiene nada que ver con el campo se solidarizó con el reclamo rural.

Es que esa solidaridad esconde una gran protesta. La de los precios que suben pese a que el Gobierno se empeña en decir que no. La de la soberbia de quien gobierna y reniega del diálogo. La de la plata que no alcanza.

La de los índices mentirosos, la del empleo que se consiguió pero que ya no es suficiente. La de un tren bala interesante, sí, pero si primero se hacen los caminos. La de la sumisión de los gobernantes (e intendentes) al altar de la billetera. La del discurso que cansa, ése que repite que gracias al matrimonio Kirchner –y sólo a ellos y su política económica– el país resucitó.

Después de la crisis institucional de 2002, la ciudadanía esperaba que se fuera reparando el entramado institucional que se despedazó con la crisis. Si bien entonces se pudieron toma

Si bien entonces se pudieron tomar decisiones sin demasiado consenso, sin la gimnasia del diálogo que exige la democracia, ese tiempo se acabó.

Los tractores que marcharon ayer por el centro de la ciudad de Córdoba y las cacerolas que salen a las plazas de los pueblos de la provincia revelan eso. La construcción tiene que ser para adelante, inclusiva, abierta y humilde.

 

La voz del interior jueves 27 de marzo del 2008.-

La fille sur le pont

“La mala suerte es así, se tiene o no se tiene”.
Creía que no se trataba de mala suerte en realidad, sino de una rara, exótica, casi
perfecta habilidad para atraer hacia sí situaciones, personas, historias de las que dejan a medio camino entre la desazón y la bulimia afectiva.
Su analista le preguntaba una y otra vez:
-¿Porque cree que le pasa?
-La mala suerte decía ella, la mala suerte…es como el oído musical.
En todo caso esa tarde volvía a repetir la frase, se sentía en el fondo de una red, estaba triste, con esa tristeza dulce parecida a la del animal lamiendo sus heridas, una mezcla de autocompasión y resignación, sumada a la convicción de que la herida curará.
Había cosas que no podía decir, no quería sentir, porque detectaba la encerrona y sabía que no quería escapar; la noria giraba una vez más: “la mala suerte”.
La confianza, esa era la clave, la confianza y la predestinación….como el oído musical: se tiene o no se tiene, pero dolía.
(recordando A la fille sur le ponte- de Leconte, y su increíble erotismo visual)

Momentos bizarros

agobio.jpgEl aire del andén del metro es asfixiante, como siempre.
Mi cabeza parece a punto de estallar, asuntos pendientes, problemas aquí y allí, incertidumbres, certidumbres, hambre, sed, aburrimiento…ganas de volver a tomar el sol sentada en el cesped, como hace un rato en un imprevisto break que me inventé.
Miro la megapantalla de las noticias que se encuentra entre las vías: estar informado! base de todo, cuanto más sepamos de nada menos nos enteraremos de todo.
Una pie de página a una foto de Ronaldhiño: “el jugador declara sentirse agobiado física y psicológicamente.”
Ahhh, entonces lo mío y lo del resto de pobres mortales que me acompañan en esa espera del tren que nos lleva a ninguna parte debe ser el prolegómeno del suicidio

La navaja de Ocaan

l_clergue.jpg

Foto de Lucien Clergue.-

 

 

La navaja de Occam (navaja de Ockham o principio de economía o de parsimonia) hace referencia a un tipo de razonamiento basado en una premisa muy simple: en igualdad de condiciones la solución más sencilla es probablemente la correcta. El postulado es Entia non sunt multiplicanda praeter necessitatem, o «No ha de presumirse la existencia de más cosas que las absolutamente necesarias».

Si el cuerpo no fuera mi forma de expresión más pulida, jamás hubiera podido llegar a expresar todo lo que el sentimiento no era capaz de armonizar, lo que las ideas confundían, lo que el desatino empujaba a lo imposible.-
Si la piel, el calor, el camino en espiral nunca hubieran existido, podría llegar a afirmar que siempre fuí nadie y que solo existió la nada.-
Pero estuve allí, mi cuerpo estuvo allí, saboreó, transmitió, mintió y se alejó.
Por eso, solo por eso, por las horas transcurridas mientras la luz palidecía a través de una minúscula ventana y por primera vez las palabras perdieron su espacio; solo por eso decía, puedo asegurar que alguna vez has existido para mí…..y viceversa, nos guste o no.-
No es necesario buscar más explicaciones ni complicar ni sugerir interpetaciones.
Ni sumar o restar hechos.
Nuestros cuerpos estuvieron allí: es la explicación más sencilla y por lo tanto la correcta.
….lo de más es el silencio, resto de todo.-

cul-de-sac

culdesac.jpgLa novedad apareció en las noticias de las 9am.
Un velero había sido encontrado a la deriva en algún lugar cercano a Nueva Zelanda.
Las velas desgarradas, la mesa puesta para tres y ningún ocupante. Buscaban los cuerpos.
Solo una breve referencia y una vista de los helicopteros sobrevolando la nave.
Y luego ningún dato más.
Ni en ese día ni en los siguientes.
X1 apagó el televisor y recorrió con la vista ese piso lujoso con una espectacular terraza llena de plantas que acababa de ocupar en el centro de Manhattan.
Se vistió: traje Armani, elegido cuidadosamente entre 50, camisa y corbata italianas, impecables zapatos, rolex de oro, perfume Dior; su aspecto en el espejo le agradó. Tomó su portafolios y se dirigió al ascensor.
En la calle lo esperaba su nuevo chofer, comenzaba a sentirse cómodo en su nuevo rol.
Hablar poco al principio, utilizar su nueva identidad con tranquilidad y sobre todo intentar no llamar la atención, pese a su marcado acento australiano. Los 43 pisos hasta su nueva oficina le parecieron eternos, su nueva secretaria sonreía en la puerta del ascensor señalándole su imponente despacho.
Dispuesto a comenzar el día 1 de su nueva vida, caminó con paso firme entre los murmullos que mezclaban comentarios sobre su predecesor y sobre él mismo: el anterior, muerto en un extraño accidente de auto que lo desfiguró completamente: “le gustaba la velocidad” decían….. una de las empleadas lloraba en silencio. El, corrían rumores de que venía a efectuar una fuerte reestructuración, quizás una fusión que dejaría mucha gente en la calle.
X2 se desperezó con lentitud en la hamaca colgada entre dos enormes palmeras, la arena aún no hervía; mirando al sol , entró desnudo en las transparentes aguas del mar.
Esa pequeña isla de la Polinesia apenas ocupada por un centenar de pescadores, le parecía el lugar ideal, el dinero invertido en la operación había sido bien aprovechado.
Sus “socios” de los que no sabía su nombre real y a los que había contactado al azar por internet a esas horas ya ocuparían sus lugares en sus nuevas identidades.
Se sentía libre, sólo por un momento volvió a su memoria un retazo de su vida anterior: sacudió la cabeza y se zambulló nadando frenéticamente mar adentro; atrás quedaba poco, casi nada, daba igual, aquí o allí.
X3 recorría lentamente las calles, aún desiertas a esas horas, de un barrio clase media de Perls.
Se detuvo en el portal con el número 13; una mujer rubia, más hermosa de lo que esperaba,lo miraba aún en bata; se presentó como el lampista que su marido había llamado la semana anterior para arreglar la caldera mientras repasaba mentalmente todos los datos que tenía de ella.
La niña bajó corriendo las escaleras, lista para desayunar, 15 minutos exactos antes
de ir al cole, tal y como le habían dicho.
Se había puesto un mes de plazo para conquistar a esa mujer y ocupar un lugar en ese hogar.
El telefóno sonó: la mujer se quedó muda escuchando y luego colgó en silencio.
Tres identidades, un pacto, un enroque: el account manager de una de las empresas constructoras más importantes de USA; soltero empedernido, solo y hastiado de las relaciones líquidas y de engrosar su cuenta bancaria; cambiaría su lugar por el corriente empleado de banco, casado hacía catorce años con una mujer rubia,cariñosa y previsible, que preparaba el apple pie con la receta de su abuela inglesa.
El dueño del velero no tenía nada que cambiar, ni ganar ni perder, solo estaba aburrido, sin horizonte ni objetivos, había alquilado la avioneta para sacar a los hombres de su propio barco comprado meses atrás con una identidad falsa y llevarlos a distintos lugares desde donde viajaron a sus nuevos destinos y sus nuevas vidas.
Solo le quedaba tenderse al sol. Y ver pasar el tiempo, la interminable sucesión de días que tenía por delante, sin esperar, sin pensar, sin desear; quieto.
Los tres tenían en común la sensación de final de ciclo, la necesidad de cambiar de vida y la indiferencia afectiva.
Asco, agobio, cansancio.
Cuando llegas al cul-de sac, solo queda una opción, morir ahogado en el fondo o rasgarlo y saltar al vacío.-
El remolque del velero entró al puerto al atardecer, el desguace era inminente.
Nadie lo reclamaría.

resaca

villa-general-belgrano.jpg…”Hace mucho que vivís aquí?”
…”Seis años”
…”Bueno, para esa fecha me fuí…” le comentó…
….”Yo vine cuando se suicidó mi marido porque quebró la empresa..en el 2001″, me cuenta mientras prepara la factura de mi compra de sweaters de marca..impensable en Barcelona. Es la tercera o cuarta historia que escucho….gente que se fué de Buenos Aires con la crisis “no me daba el cuero para irme afuera y siempre había veraneado aquí”. Ya me habían comentado mis viejos amigos, los de siempre, que vieron llegar el aluvión de porteños tan aterrados como los catalanes nos vieron llegar a nosotros : “esto esta invadido!”….he sonreído con ese comentario: yo soy parte de
la invasión..en otra parte.
Nos miramos, es una mujer de mi edad que comenzó de nuevo.
Como yo…. con la salvedad de que el afuera, el país la empujó a una realidad que nunca imaginó vivir….
Hablamos de Los Reartes, de la especulación inmobiliaria de la zona, de los
cambios y el arraigo….”¿Un hotel de 6000 m2 en Villa general Belgrano?….la escuela pública del pueblo sigue igual sin una puta mano de pintura….con sus historias de vida, peor de las que recuerdo cuando trabajaba en el Hospital.
El bruto contraste: escenarios y robo.
Una conversación franca, donde yo le cuento mis años aquí y ella sus dificultades y sus logros…casi amigas ya.
Afuera nieva una vez más…la alegría que sentía hace un rato andando mis conocidas calles serranas se transforma en una sutil melancolía.
En la radio comentan que el alza del precio de la verdura no es solo por el frío polar
sino porque el cinturón verde de Cordoba capital es cada vez más chico…por lo de la soja y las urbanizaciones…..
Camino por el pueblo con mi bolsa de “turista”, despacio, muy despacio……….
¿Será posible el sur?…cantaba la Negra Sosa

Momentos

espera.jpgNo se aún en que momento se detuvo el tiempo, si fué en la metáfora o en tu beso en mi mano. Descubrir la belleza de las cosas que puede que nunca sean es un hallazgo, un regalo.

No sufrir, ni padecer ni especular, solo desear con un deseo compartido, dejando fluír el tiempo que se escapa, se va sin piedad; pero ¡que importa! si de cualquier forma, bajo cualquier concepto, en cualquier circunstancia, ya está claro que tus ojos pueden fundirse en los míos y el ambiente desaparecer y las palabras hacerse mustios sonidos…y todo estar bien, en su lugar. Lo fáctico no es toda la verdad, solo parte de ella, hermoso y sorprendente descubrimiento.-

Por afuera de tu vida y de la mía estamos tu y yo parados en medio de la noche, prometiéndonos una danza que quizás nunca bailaremos pero que ya nos hace felices.

Hay cosas que es dificil comprender, enseñanzas que entran con sangre en el alma gastada, hasta entender por fín que todo se reduce a la simplicidad de una promesa de baile sellada con un beso.-

Hillary & Jackye

bill_and_hillary_clinton-vi.jpg

 

Ambas esposas de presidentes demócratas de los USA, cargados de influencia, magnetismo, rapidez de reflejos y sex-appeal.
Comparten el haber ocupado un lugar en el poder, un tanto encubierto, una fuerte personalidad y mucha ambición.
Ambas, además, debieron asumir, en su día la fuerte contradicción de sostener un modelo de pareja, en el que la “libertad” del cónyugue, marcaba un fuerte contraste con la puritana ética protestante (¿quizás porque en el caso de Kennedy eran católicos?)
Las separa la imágen pública y el estilo :
Jackie, consideró a su matrimonio como un fín en si mismo, Hillary como un medio.
Esta última ha demostrado, tener el coraje para luchar contra todos los prejuicios, cosa que no supo o no quizo hacer Jackie, que nunca logró erigirse por encima del apellido Kennedy.
No creo en el “sacrificio” de Hillary cuando siguió sosteniendo su matrimonio y su rol después del escandalo Lewinsky y demás yerbas de alcoba…o de salones ovales; creo por lo contrario que, lejos de perjudicarla, la debilidad de su esposo solo sirvió para que ella, con paciencia de gota malaya, llegara a donde está hoy : no solo ganadora de elecciones parlamentarias sino firme candidata ( las consideraciones sobre Obama merecen otro post) a presidente del país que se autoconsidera “el más poderoso del mundo”; con el 60% de apoyo del voto femenino, extraño ¿verdad?.
La columnista Anna Quindlen la define como: “una mente dotada con un conocimiento enciclopédico y una ética de trabajo calvinista”
Más allá de los cálculos políticos, me interesa contrastar estos dos modelos de mujer
separadas por cuarenta años, pero con demasiadas similitudes en las realidades que les tocó vivir.
Seguramente en el caso de Hillary la conclusión sea que : el fin justifica los medios.
Amores y odios en su caso se amalgaman al punto de lograr que el antaño presidente, se transforme en ” Mr. Hillary”.
Consideraciones sobre la lucha de genero aparte, me parece fascinante.

Lo que vale un tomate

garcin3.jpg

Foto de Gilbert Garcin
El hombre se incorporó como pudo en su cama de hospital y miró a su vecino de habitación.
No hacían falta más palabras: otra vez hervido de coliflor para la comida.
No era una intuición, el olor subía por las escaleras, se instalaba en los quirófanos, violaba a las enfermeras, asqueaba a los niños de pediatría, confundía a los pacientes oncológicos que interpretaban sus náuseas como efectos secundarios de la quimio.
Ese olor pútrido, penetrante e indeseable pero absolutamente impersonal hasta unos meses atrás, inundaba la vida de seiscientas personas sin pudor alguno.
Claro que unos meses atrás no podía ni prever esa larga estancia en Bellvitge.
De hecho, meses atrás era incapaz de adivinar cómo se arrastraría hasta su cama por la noche. Pero eso es otra historia.
El aroma marcaba el reino de la violencia en forma de sojuzgamiento a las normas: “es lo que hay”.
Los hospitales son , en ese sentido, una escuela de vida.
Las cosas simples elementales, se transforman en hitos que marcan el progreso, el abandono, la pérdida: ya come sólido!, ya puede ir al lavabo solo!, joder, han vuelto a ponerle la parenteral!
Uno se transforma en “paciente”, porque la impaciencia puede ser sinónimo de muerte o de vaya uno a saber que incapacidad o de enfermedad o de….
Pero llevaba ya sesenta días y eso es mucho tiempo, hasta para el más paciente de los pacientes.
Volvió a mirar de reojo a su compañero y con un gesto de complicidad, lentamente, se acercó hasta su armario y cogió dos hermosos, relucientes, rojos, jugosos, tomates de huerto, que sus amigos le habían traído el día anterior de regalo.
Entregó uno a su cómpañero de desventuras y se acomodó de nuevo en el lecho, usando una toalla por bandeja.
“Lo que vale un tomate” pensó mientras deshacía entre sus dedos “la manzana de oro”.il pomodoro de los italianos.
El ruido del carro de los alimentos se acercaba. Había que apurar el trago.